EMOCIONES

Abrimos una nueva entrada EMOCIONADAS para hablar de EMOCIONES. A estas alturas nadie duda de la importancia de las emociones y del papel fundamental que juegan en el desarrollo y en la vida tanto de niños y niñas como de adultos. Por eso una de nuestras prioridades en el día a día en las Casas de Niños es acoger y acompañar las emociones de los y de las peques. Nuestra prioridad, la de las educadoras, NO es trabajar las emociones. Tampoco es educarlas. Entendemos que las expresiones “educar” y “trabajar” tienen una connotación y un significado diferentes a lo que pretendemos y nos referimos. No, nuestra intención no es catalogar emociones o que los niños y niñas sepan y/o sean capaces de identificarlas y reconocerlas en un dibujo o una fotografía y nos puedan decir el tipo de emoción que ésta representa. Tampoco pretendemos que sepan poner cara de… Para nada es nuestra intención que aprendan a esconder o tapar sus emociones. No queremos distraerles de ellas (de las emociones), ni pretendemos que muestren únicamente unas y no otras por considerar que hay algunas emociones que son mejores que otras… No queremos que se muestren como no son para agradar al adulto. Y es que para nosotras, reconocer las emociones implica que hay que sentirlas, significa que estas emociones han de ser permitidas, consoladas, acompañadas y contenidas por el adulto de referencia… EN ESO ESTAMOS.

Consideramos además, que no solo es importante que sepan nombrar e identificar las emociones. Es necesario, diríamos imprescindible, vivirlas, expresarlas, aceptarlas, validarlas y acompañarlas. Es fundamental que los adultos permitamos la expresión de todas las emociones y hagamos un adecuado acompañamiento de las mismas. Evitando juzgarlas, distraerlas, minimizarlas, ridiculizarles… Un niño o niña enfadados, tristes o con rabia necesitan ser aceptados, necesitan ser acogidos. No necesitan ser juzgados; porque ellos y ellas no sólo están expresando una emoción. Ellos y ellas, en ese momento SON esa emoción. Si los adultos intentamos que dejen de sentirse de ese modo o no permitimos ni validamos eso que están sintiendo, podemos estarles transmitiendo que ellos y ellas no son adecuados, que no es correcto sentir eso que sienten. En definitiva no les estaremos permitiendo SER ellos y ellas mismas.

Por otro lado hemos de tener en cuenta que los niños y niñas de estas edades no son capaces de controlar sus emociones. Hasta un poco más adelante, todo lo viven con grandes reacciones afectivas y emocionales, que necesitan expresar y experimentar. No necesitan que los adultos penalicemos sus emociones (sobre todo las que por cultura nos resultan desagradables) o les pidamos que aprendan a gestionarlas, porque como para todo necesitan tiempo.

Hemos de tener presente que en esta ocasión como en muchas otras “ANTES NO ES MEJOR”. (Magda Gerber).

Algunos materiales para continuar profundizando en este tema

Os dejamos algunos artículos y un video que quizá os interesen y en los que hemos basado nuestras reflexiones:

MAR ROMERA

.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: